En cuanto se refiere a las armas y herramientas de la prehistoria hay que destacar que los materiales o elementos en la prehistoria no eran muchos, por ese motivo, existen muchas similitudes entre los artefactos, armas, herramientas, etcétera.

Elementos de la prehistoria

Para comprender las armas y herramientas de la prehistoria, es muy importante saber que este tipo de artefactos se desarrollaron a partir de la edad de piedra, motivo por el que los recursos disponibles eran la piedra, madera, entre otros elementos como el hueso. En otras palabras, la variedad de materiales para la elaboración de armas y herramientas era limitada y por ese motivo, las creaciones eran similares entre sí.

Herramientas de la prehistoria

Martillo de la prehistoria – Con un mango de madera corto y una piedra sin demasiado filo en la punta. Ambos elementos unidos por fibras vegetales en forma de ‘hilo’.

Hacha de la prehistoria – Similar al martillo pero ahora con un mango mayor, roca más grande y de un lado afilada, su función no era tanto golpear sino más bien cortar madera u otro elemento que hayan necesitado.

Piedra prehistoria

 

 

La piedra en la prehistoria – Se la ha catalogado como la primera herramienta prehistórica. Fue usada como un arma para poder alimentarse, abrir frutos e inclusive llegar a puntos en donde se encontraban los alimentos en los árboles. Con la piedra se sacaban pedazos de madera de los árboles, se rompían los huesos de los animales o directamente se la lanzaba.

Garrote

El garrote de la prehistoria – Después de la piedra, el garrote fue considerado por el hombre como una herramienta bastante útil y simple de diseñar, pues se necesitaba una rama muy simple, pero fuerte de madera, la cual se podía utilizar como herramienta para alimentarse o como un arma.

Armas de la prehistoria

Las  armas de la prehistoria en términos generales no fueron demasiado diversas, debido a que el hombre en este momento no manipulaba una amplia variedad de materiales.

Piedras armas

Piedra en la prehistoria – Casi con toda seguridad fue la primera arma del hombre. En principio se le dio la misma aplicación que en la actualidad algunos animales muestran, es decir, abrir conchas, romper frutos con una cáscara dura, quebrar huesos o en su defecto atacar a otros como un arma primitiva.

Trozos de sílex en la prehistoria – De formación natural en primera instancia, el hombre notó que su punta filosa se podía usar como una broma o como un elemento para cortar cosas. Con el tiempo, el propio hombre se encargó de pulir y de forjar el filo de la herramienta para ser usada como un arma.

Lanzador en la prehistoria – Fue un trozo de madera con una hendidura en donde descansaban galanes. En un extremo posterior se apoyaba un bloque sólido detrás de la hendidura. En este caso el hombre se aferra al lanzador desde la parte delantera y al lanzar el arma, el lanzador pasa a ser una extensión del brazo, por lo que se imparte una mayor aceleración al proyectil.

Lanza de la prehistoria – En un primer momento, las lanzas en la prehistoria eran simples palos afilados, en donde sus puntas se endurecían al calentarlos con fuego. Con la utilización del sílex la punta de lanza mejoró al ser más dura y afilada y por ende más eficaz al atacar una víctima.

Arco y la flecha en la prehistoria – El primer desarrollo fue un simple trozo de madera flexible que se doblaba a través de un pedazo de tripa que estaba atado en los dos extremos. Un arma muy simple, pero con la crisis para una lanza en miniatura a mayor distancia que la capacidad de un hombre. Con el tiempo el arco y la flecha se fue perfeccionando.

La honda en la prehistoria – Se basó en el mismo principio que el lanzador, pero en este caso con un proyectil más pequeño como una piedra o un guijarro, con la ventaja que la velocidad era mayor, por lo que el impacto permitió otro tipo de estrategias.

Espada primitiva en la prehistoria – Fue un trozo de madera plano acompañado por una hilera de pequeños y puntiagudos trozos de sílex por sus bordes, pero que en realidad fue un arma poco satisfactoria, sino hasta que fue revitalizada con la introducción del bronce.

Fundición del cobre en la prehistoria – Aunque no se trata de un arma como tal, fue un desarrollo fundamental para que el hombre pudiese contar con nuevas creaciones. El primer intento que se realizó en aras de trabajar con metales.

Daga – A partir de la capacidad de trabajar con el cobre, las dagas con sus hojas anchas y triangulares, fueron unos de los primeros desarrollos con esta nueva capacidad del hombre.

 

 

Utensilios de la prehistoria

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *