Doménikos Theotokópoulos o más conocido como El Greco, fue un pintor que se inscribió en la parte final del periodo del Renacimiento, quien desarrolló un estilo particular y personal para sus obras.

13 obras más famosas de El Greco

El caballero de la mano en el pecho – Es probablemente la obra de mayor reconocimiento de El Greco. Hace parte de su primera etapa española y la persona que se ve en el retrato no fue identificada por un tiempo, hasta que se llegó a la conclusión que era el marqués de Montemayor y el notario mayor de Toledo.

El caballero de la mano en el pecho

El entierro del conde Orgaz – Fue pintado con un estilo manierista y en 1588 se terminó. El Greco lo hizo para la parroquia de Santo Tomé de Toledo, lugar en el que aún se la puede observar. Es de las más admiradas de El Greco.

El entierro del conde Orgaz

La Trinidad – El estilo de El Greco es reconocido por ser insólito y particular, y en este caso en específico es una muestra de su visión pictórica manierista en donde se ve a Dios sostener el cuerpo de Jesucristo ya muerto, mientras que el Espíritu Santo fue dibujado con la forma de una paloma.

La Trinidad

Adoración de los pastores – Por los registros lo más seguro es que fue el último cuadro de El Greco. Es una representación de un episodio evangélico, el cual es bastante frecuente dentro del arte cristiano.

Adoración de los pastores

Tránsito de la Virgen – Es una obra de 1566 que destaca por ser uno de los pocos trabajos que en orden cronológico es de las primeras representaciones de El Greco. Se la expone en la Catedral del Tránsito de la Virgen.

Tránsito de la Virgen

Visión del Apocalipsis – Es un cuadro que El Greco pintó durante los últimos años de su vida. Fue pensado para decorar un altar lateral de la iglesia de San Juan El Bautista. Se la puede ver en la actualidad en el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York.

Visión del Apocalipsis

El expolio – Obra de 1579 en donde casi que prescinde del paisaje. Es una representación de una situación clave para el cristianismo por ser la Pasión de Cristo. Al observar el alargamiento de las figuras, se nota que es un estilo muy propio de El Greco, sin olvidar que el manierismo es muy evidente en todo el cuadro.

El expolio

Vista de Toledo – Los paisajes también fueron una de las inspiraciones e intereses de El Greco. Es un cuadro de 1600 en donde se ven varios edificios relevantes de la ciudad como el alcázar o la catedral. Prefirió usar tonalidades frías para plasmar su estilo y técnica.

Vista de Toledo

La expulsión de los mercaderes del Templo – Es una obra de 1568 la cual se conserva en la National Gallery de Londres en Reino Unido. Es una representación que evoca una escena de los evangelios en donde Jesucristo es el protagonista durante la víspera de la Pascua judía.

La expulsión de los mercaderes del Templo

Laocoonte – El Greco no sólo pinto a Laocoonte y a los hijos, sino que a su vez incluyó a una pareja desnuda, para así aludir a un signo del pecado original. La pintó en Toledo en 1614 durante su última etapa.

Laocoonte

San Pedro y San Pablo – Es una muestra más de lo ligada que estuvo su obra con el género cristiano. Es un trabajo de 1595 que termina por ser una de las primeras representaciones de los santos de este artista. Una diferencia con otras obras es que San Pedro y San Pablo fueron pintados de medio cuerpo y no de cuerpo entero.

San Pedro y San Pablo

La Última Cena – Es una escena clave dentro del cristianismo y por ese motivo El Greco no permitió pasar por alto una obra de esta clase. Se la expone en la Pinacoteca Nacional de Bolonia en Italia.

La Última Cena

La curación del ciego – Obra del año 1570 y fue una obra de El Greco previo a trasladarse a España. Es una muestra de la influencia del estilo renacentista veneciano en su vida y es un trabajo maestro en torno al relato evangélico de Cristo al curar un ciego a través de ungir sus ojos.

La curación del ciego

Quien fue El Greco?

El Greco nació en Candía el 1 de octubre de 1541 y falleció en Toledo el 7 de abril de 1614. Por su formación pictórica adquirió conocimiento y habilidades complejas en donde se entremezclaros tres focos culturales diversos: formación bizantina, influencia de Venecia y de la pintura del alto Renacimiento y el conocimiento de la obra de Miguel Ángel con el manierismo, que término por ser su estilo vital, el cual fue interpretando de una manera autónoma.

En sus obras, El Greco presenta obras de grandes lienzos para retablos de iglesia, cuadros de devoción para organizaciones religiosas y en ocasiones retratos que se los ha calificado del más alto nivel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *