Raffaello Sanzio o Rafael Sanzio fue un arquitecto y pintor italiano del Renacimiento, quien aportó de manera significativa a la arquitectura.

13 obras más famosas de Rafael (Sanzio)

Los Desposorios de la Virgen – El vínculo que se da entre la Virgen María y San José es uno de los temas que se aborda con más frecuencia en el arte cristiano y durante el periodo del Renacimiento en Italia. A esto alude el óleo sobre tabla de 174 x 121 cm de Rafael en 1504.

Los Desposorios de la Virgen

Misa de Bolsena – Se trata de un fresco con una estructura base de 660 cm la cual está en la Sala de Heliodoro. Se realizó en 1512 y permite ver el relato de un milagro que se dio en 1264, en el momento que un sacerdote se detuvo en la ciudad de Bolsena para la celebración de una misa y la hostia mana sangre al consagrarla.

Misa de Bolsena

El triunfo de La Galatea – Es una obra de Rafael que se dedica a la mitología. Es de 1511 y muestra a la nereida Galatea y al triunfo del amor platónico ante el carnal. Al observar el cielo se ven cupidos celestes con las flechas.

El triunfo de La Galatea

Liberación de San Pedro – Es una de las obras famosas de Rafael. Es un fresco de 1514 en el que participó Giulio Romano, un aprendiz. Es una representación de la liberación de San Pedro de la cárcel de Agripa I el Grande.

Liberación de San Pedro

El Parnaso – Es un fresco que se ejecutó en 1511 que se ve en la Sala de la Signatura. Se trata de una alegoría a la montaña sagrada de Parnaso, sitio en el que residen Apolo y sus 9 musas. En la parte del centro del cuadro se puede ver a Hipocrene con un violín tocando.

El Parnaso

El incendio del Borgo – Fue Rafael quien asumió la responsabilidad de elaborar el diseño y los bocetos y todo indica que fue uno de los asistentes quien se encargó de gran parte del trabajo. Es un fresco que representa un milagro que se le atribuye al papa León IV en 847.

El incendio del Borgo

Retrato de Andrea Navagero y Agostino Beazzano – Rafael lo hizo al óleo sobre lienzo en 1516 y se lo conserva aún en la Galería Doria Pamphili de Roma. Quienes se ven en la obra son dos humanistas italianos y Rafael asumió el reto de captar cada uno de los rasgos de sus rostros, donde se destaca la vivacidad de sus miradas.

Retrato de Andrea Navagero y Agostino Beazzano

La Fornarina – El nombre real es Retrato de una joven y es una de las obras más representativas de Rafael Sanzio. Margherita Luti fue la modelo, la amante del artista. El cuadro lo pinto al óleo sobre tabla entre 1510 y 1517. Al fallecer Rafael pasó a ser parte de la colección de la condesa de Santaflora y después a la Galería Nacional de Arte Antiguo de Roma.

La Fornarina

La Transfiguración – Una obra que reúne un sinfín de características tanto del trabajo de Rafael, como del estilo renacentista. La realizó entre 1517 y 1520, pero al morir Rafael, fue su aprendiz quien la terminó. Se trató de un encargo de Julio de Médicis para la catedral de Narbona en Francia.

La Transfiguración

La Virgen del Jilguero – La realizó en 1507 y puede ser de ejemplo para el numeroso grupo de Vírgenes o Madonnas que hace su estancia en Florencia. En cuanto a la disposición es la de un esquema piramidal en donde se suma un paisaje en la zona posterior.

La Virgen del Jilguero

El sueño del Caballero – Es una pintura que Rafael elaboró durante su época florentina entre 1504 y 1508, como un trabajo para la corte de los Montefeltro, con quienes por cierto forjó una relación estrecha hasta trasladarse a Roma.

El sueño del Caballero

Las Gracias – Cuadro de Rafael que se pintó en 1504 en Florencia. Lo hizo sobre tabla y mide únicamente 17 centímetros de altura, pero sin importar ello es una joya artística.

Las Gracias

Madona Connestabile – Es una obra pequeña y muy seguramente inacabada que data de 1502 – 1503. Rafael la realizó al óleo sobre tabla para después transferirla al lienzo. Sus dimensiones son de 17,5 cm de alto y 18 cm de ancho.

Madona Connestabile

Quien fue Rafael (Sanzio)?

Rafael Sanzio nació el 6 de abril de 1483 en Urbino y murió el 6 de abril de 1520 en Roma. Se lo reconoce por su clasicismo equilibrado y sereno, en donde la perfección de la luz es una de sus virtudes, al igual que la armonía en la composición o el control absoluto de la perspectiva. Al igual que Leonardo da Vinci y Miguel Ángel Buonarrotti, Rafael Sanzio es reconocido por ser uno de los artistas con las más excelsas realizaciones en torno a lo que es ideal para el Renacimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *