Aprender a identificar qué alimentos tienen harina refinada es una muy buena manera de empezar a seleccionar de modo más pertinente los alimentos.

Qué alimentos tienen harina refinada

  • Los paquetes de galletitas dulces.
  • Las tortillas.
  • Los sándwiches.
  • Las pizzas.
  • Los postres.
  • Las pastas.
  • El pan dulce común.
  • El pan planco.
  • Las tortas.
  • Los productos elaborados a partir de bollos.
  • Las harinas de trigo.
  • Los snacks comerciales.
  • Fiambres y embutidos incluso cuentan con harina refinada.

¿Qué es la harina refinada?

La harina refinada se encuentra presente en una cantidad considerable de comidas, más que nada en aquellas en las que hay una buena presencia de hidratos de carbono, pensando en que cada 100 g de la harina, 70 son carbohidratos.

En ese orden de ideas, el trigo es el cereal que se usa de un modo más adecuado para la formación del gluten, en donde la pasta se encuentra constituida por una mezcla de distintas proteínas como la gulteina y gliadina al igual que el agua.

Este gluten va a poseer plasticidad y elasticidad, razón por la que la pasta puede adquirir distintas formas y es por esa misma razón que se permite que la levadura pueda actuar sobre la misma, logrando que se hinche, absorba el vapor y el agua.

En muy buena medida, el descubrimiento de la levadura fue el que terminó por posibilitar que una gran cantidad de comidas fuesen ricas en hidratos de carbono, explotando así el uso de las harinas refinadas.

Consejos para localizar y reducir el consumo de harinas refinadas

Las harinas refinadas nos rodean en el mundo entero, ya que incluso con tan solo hacer una rápida prueba en la cocina, se van a poder identificar muchos ingredientes al alcance de la mano que las contienen.

Como ejemplo de la harina refinada, se puede pensar en la harina de trigo, la blanca y todo aquello que la contenga. Si bien se puede pensar que un cereal de desayuno se encuentra elaborado con harinas refinadas, lo más importante en estos casos es fijarse en el listado de los ingredientes, ya que sólo de este modo se puede encontrar la respuesta.

Además de lo que ya se ha mencionado, también vale evitar al máximo los alimentos procesados y hacer todo lo posible para que la dieta sea más natural, incluyendo ingredientes frescos y menos productos, pues en definitiva las harinas refinadas son en esencia una creación de la industria alimenticia.

Alternativas a las harinas refinadas

Para las personas que guarden algún tipo de interés por identificar otras opciones en relación con las harinas de este tipo, algunas de las opciones saludables son:

  • Avena – No es un cereal refinado como tal, así que es una opción que conserva en muy buena medida las propiedades de los planos originales y por lo tanto es una alternativa perfecta para la elaboración de galletas, panificados, entre otros más.
  • Quinoa – Del mismo modo que ocurre con la avena, la quinoa es un grano entero el cual puede ser usado como un reemplazo de la harina refinada y de sus derivados, para la preparación de panificados, porridge, guisados, entre otros platos.
  • Salvados – Pueden ser de avena, trigo, entre otros cereales. El salvado es aquella parte en donde se concentra una cantidad considerable de fibra, minerales y vitaminas del grano, motivo por el que su uso para la elaboración de panes es perfecto para que los platos sean de un bajo índice glucémico.
  • Harinas integrales – Las de trigo, centeno, espelta, entre otras opciones, son útiles para muchos fines similares a los de las harinas refinadas, sólo que en este caso la diferencia es que tienen más fibra, un índice glucémico menor, más vitaminas, proteínas y minerales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *