Para entender qué es un fertilizante, hay que mencionar que es un tipo de sustancia de origen mineral, animal, vegetal o sintético con una gran cantidad de nutrientes para ayudar a que las plantas se desarrollen mejor.

Qué es un fertilizante

Como se ha mencionado, los fertilizantes, que en ocasiones se conocen como abonos, son un tipo de sustancia que puede ser de origen animal, mineral, vegetal o sintético, que se caracterizan por contener una gran cantidad de nutrientes, los cuales usan para enriquecer y mejorar las características químicas, físicas y biológicas del suelo o del sustrato, con el objetivo de hacer que las plantas se desarrollen mejor.

En ese orden de ideas, hay que comprender que un fertilizante es un tipo de compuesto que se aplica con el objetivo de mejorar la fertilidad del suelo, con el único propósito de incrementar el rendimiento agrícola del mismo.

Para qué sirven los fertilizantes

Teniendo en claro que los fertilizantes sirven para mejorar la calidad de sustrato nutricionalmente, son entonces un tipo de sustancia que se emplea con el ánimo de estimular el crecimiento vegetativo de las plantas y similares.

Al respecto hay que destacar que las plantas no requieren de compuestos complejos como las vitaminas o los aminoácidos, que si son esenciales para la nutrición humana, por lo tanto su composición debe ser muy bien pensada y construida, para que en realidad sean provechosos y cumplan con lo que se busca.

Clasificación de los fertilizantes o abonos

  • Fertilizantes orgánicos – En este grupo se incluyen los que son de origen animal o vegetal, aunque también pueden ser un producto es síntesis como los aminoácidos o la urea.
  • Fertilizantes inorgánicos – En este caso se incluyen las sustancias de origen  mineral, que son producidas por la industria química o por la explotación de yacimientos naturales.
  • Fertilizantes simples – Son aquellos que se formulan con un solo nutriente, así que pueden ser nitrogenados, fosfatados, potásicos y demás.
  • Fertilizantes compuestos – Como su nombre lo indica, son los que están formados por dos o más nutrientes, en donde pueden contener alguno como un elemento secundario. Lo más importante en este caso es que sea prioridad a los elementos esenciales para que las plantas puedan crecer.

Composición más común de los fertilizantes

  • Nitrogenados – Urea en un 46% de nitrógeno, sulfato amónico con 21% de nitrógeno, nitrato amónico con un 33,5% de nitrógeno, nitrato de calcio con 27% de nitrógeno y demás.
  • Fosfatos – Superfosfato simple con 18% de P2O5 o quizá superfosfato triple con 46% P2O5, etc.
  • Potasas – Cloruro de potasio con %60 de K2O, sulfato de potasio con 50% de K2O, etc.

¿Cuál es la riqueza de un fertilizante?

Dependiendo de las diferentes composiciones o de la riqueza de los elementos químicos en un fertilizante, se pueden plantear porcentajes elementales de este modo:

  • La riqueza de nitrógeno de un fertilizante se garantiza con un %N.
  • En cuanto al fósforo en %P2O5.
  • El potasio como %K2=
  • El calcio como %CaO.
  • El magnesio con un %MgO.
  • El boro en %B2O3 o en algunos países como %B.
  • El silicio en %SiO2.

¿Cómo se producen los fertilizantes?

Sin importar de qué fertilizante se trate, en todos los proyectos de producción de este tipo de compuesto es necesario la transformación de algún elemento que pueda proporcionar nutrientes para las plantas, como lo puede ser el nitrógeno, fósforo o potasio.

Para el caso de los fertilizantes nitrogenados es el amoníaco la base para la producción, en donde en la mayoría de las fábricas se dispone de instalaciones que lo proporciona, sin pensar demasiado en la naturaleza que tendrá el producto final. En otros casos también se produce ácido nítrico en el lugar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *