El sistema circulatorio en los seres humanos se encarga del transporte de la sangre para todos los órganos y tejidos. Explicamos qué es el sistema circulatorio, sus órganos, partes, funciones y más.

Qué es el sistema circulatorio?

El sistema circulatorio es comprendido como un sistema complejo de transporte, el cual distribuye la sangre por los órganos y tejidos del cuerpo. Se encuentra compuesto por el corazón y los vasos sanguíneos en sus tres tipos: arterias, venas y capilares.

Es importante anotar que el sistema circulatorio humano se constituye por los elementos que ya se han mencionado, pero es el corazón la bomba impulsora que permite este movimiento. Así mismo es el que asume la labor de mantener el movimiento de forma constante dentro de los vasos sanguíneos.

Funciones del sistema circulatorio?

Tal y como se ha descrito, el sistema circulatorio o aparato circulatorio es en esencia un sistema de transporte por medio del cual se consigue facilitar el desplazamiento en el organismo de distintas sustancias, más que nada de oxígeno y nutrientes. Pese a lo anterior, el listado de funciones es amplio y se pueden incluir los siguientes aspectos:

  • Transporte de oxígeno desde los pulmones a los tejidos y de dióxido de carbono desde esos tejidos a los pulmones para que se lo elimine por medio del aire respirado.
  • Distribución de los nutrientes a todos los tejidos y también las células del cuerpo.
  • Transporta los productos de desecho que se producen por las células para llegar hasta el riñón y para que así sean eliminados a través de la orina.
  • El transporte de las sustancias hasta el hígado para que se puedan metabolizar por este órgano.
  • La distribución de las hormonas que se producen en las glándulas de secreción interna. Es debido al sistema circulatorio que las sustancias hormonales consiguen actuar en sitios que en principio son muy alejados de la zona en que se producen.
  • Para la protección del organismo ante agresiones externas que procedan de bacterias y virus, al hacer circular por la sangre los leucocitos y anticuerpos.

Órganos y partes del sistema circulatorio

Sistema circulatorio

Corazón – Es de los músculos más importantes. La función principal del mismo es la de bombear la sangre.

Vasos sanguíneos – Son las arterias, capilares y las venas. El objetivo de ellos es de ser el medio para que la sangre se pueda transportar a través del bombeo del corazón que es constante.

Sangre – Es el líquido que los vasos sanguíneos transportan. Es un tejido de color rojo, una pigmentación que adquiere por el contenido alto de glóbulos rojos. Su tarea es la de ser el contenedor de los nutrientes que el aparato circulatorio distribuye.

Vasos linfáticos – Son los que se comunican con una vena o arteria. Su función es la de transportar la linfa.

Ganglios – Los ganglios linfáticos también se los identifica como linfonodos y son unas estructuras semejantes a un riñón pequeño, el cual se ubica a lo largo de todo el sistema linfático. La función principal es la de garantizar la conexión entre antígenos y linfocitos que son clave para el sistema inmunitario.

Bazo – Es un órgano linfático. Son importantes porque su función es la de renovar los glóbulos rojos permanentemente.

Linfa – Es el líquido transportados por los vasos linfáticos. Se compone por glóbulos blancos y la función principal es la de interactuar con la sangre o el traslado de nutrientes.

Timo – Es otro órgano linfático y la función es la de producir linfocitos T, una clase de glóbulo blanco indispensable.

Médula ósea – Tejido al interior de los huesos. Su tarea es la de producir la sangre.

Amígdala – Son piezas que se conocen por estas ubicadas detrás de la boca y cerca de la garganta. La tarea es la de proteger el cuerpo de gérmenes y bacterias.

Placas de Peyer – Se denominan como nódulos linfáticos o ganglios y están presentes en las mucosas del cuerpo para brindar inmunidad. Por ese motivo se distribuyen a lo largo de los intestinos, una zona en la que abundan los agentes contaminantes.

Cuidados del sistema circulatorio

  • Alimentación sana – La dieta diaria debe incluir alimentos de todas las clases y en las proporciones adecuadas para el cuerpo.
  • Ejercicio – Una rutina de ejercicio regular es necesario para promover el buen estado de salud del sistema circulatorio.
  • Peso – Mantenerse en un peso ideal según sea la edad y el sexo.
  • Hábitos – La eliminación del consumo de tabaco, entre otra clase de hábitos que sean poco saludables.
  • Salud mental – La disminución del estrés y también el lograr evitar las situaciones de tensión emocional para promover la salud mental.
  • Revisión médica – Siempre será provechoso consultar al médico como mínimo en una ocasión al año para chequeos de rutina.

Importancia del sistema circulatorio

El sistema circulatorio tiene la función de distribuir los nutrientes y el oxígeno en el interior del cuerpo, además de encargarse de lo anterior para los desechos que se dan como resultado de los procesos internos corporales. Son las dietas modernas las que están afectados de una manera considerable el sistema circulatorio, más que nada por los excesos y la falta de ejercicio o una vida sedentaria. El sistema circulatorio es importante para garantizar la vida o como mínimo para sostener una buena calidad de vida, evitar enfermedades crónicas, entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *