El sistema nervioso es una red de nervios y de células muy compleja que se encarga de trasmitir mensajes a y desde el cerebro y la médula espinal con distintas zonas del cuerpo.

Qué es el sistema nervioso?

El sistema nervioso cuenta con múltiples funciones en el organismo, las cuales se basan en recibir y procesar la información que proviene desde el entorno al igual que el interior del cuerpo, para de esta manera brindar una regulación del funcionamiento de los otros sistemas y órganos. Este procedimiento se puede dar a través de una acción directa o con el apoyo del sistema endocrino gracias a la regulación de los factores que estimulan la producción de hormonas diversas.

Funciones del sistema nervioso?

  • Transmisión de impulsos nerviosos – Un impulso nervioso es un estímulo eléctrico que va a viajar por una membrana de la célula para pasar por axones y dendritas de las neuronas. En resumen, es una manera de enviar instrucciones en el cuerpo.
  • Arco reflejo – Se relaciona con los reflejos que son una respuesta automática e involuntaria la cual involucra o no al cerebro.
  • Pensamiento – Desde la corteza cerebral se posibilitan los desplazamientos voluntarios, el razonamiento, la percepción o el pensamiento.
  • Equilibrio y movimiento – En este caso actúa el cerebelo y es clave para la postura, equilibrio y el movimiento del cuerpo.
  • Ajustes corporales – Desde el hipotálamo se da control al hambre, emociones, sed y a los ritmos circadianos del organismo.
  • Controles del cuerpo – El bulbo raquídeo asume la responsabilidad sobre el ritmo cardíaco, la presión sanguínea y la respiración.
  • Sentidos – Desde distintas zonas del sistema nervioso se cuida por el acceso o la transmisión de la información de las distintas partes del cuerpo, así que hay control sobre la visión, el movimiento en general del cuerpo, el olfato, músculos, oído, movimiento de la cabeza, hombros, ojos, etc.

Órganos y partes del sistema nervioso

Sistema nervioso

Al comprender las partes del sistema nervioso hay que aclarar que son diversas las perspectivas de dividirlo, así que en este caso se enfatiza en el punto de vista anatómico.

Sistema nervioso central – Las particularidades que le son propias son: los órganos más importantes están protegidos del entorno externo gracias a tres membranas que se llaman meninges. Las células funcionales se agrupan en materia blanca y materia gris. Y el medio con el que se transmite la información es por medio de unos orificios pequeños ubicados en la médula y el encéfalo.

Encéfalo – Es toda la estructura del sistema nervioso central que se ubica en el cráneo. Domina todos los aspectos del cuerpo. Incluye: cerebro, cerebelo y el tallo cerebral.

Cerebro – El órgano que más se conoce del sistema nervioso y su tamaño es importante. Se lo fracciona en hemisferio izquierdo y derecho entre los que hay una cisura interhemisférica. Su zona externa es la corteza cerebral. Entre sus funciones está el procesar la información de los sentidos, dar control al movimiento, emociones, memoria, cognición o aprendizaje.

Cerebro – Se ubica en la zona inferior y posterior del encéfalo. Se encarga de la integración de los procesos sensoriales y motores del cuerpo.

Tallo cerebral – Se lo conoce también como tronco cerebral o tronco encefálico y es la mayor vía de comunicación entre la médula espinal, nervios periféricos y el cerebro.

Médula espinal – Su misión es fundamental porque es la que transporta los impulsos nerviosos que van desde el encéfalo hasta los 31 pares de nervios del sistema nervioso periférico. Hay dos vías para ello: vía aferente en donde la información circula desde el tronco, cuello y cuatro extremidades al cerebro y la vía eferente al viajar las señales del cerebro al resto del cuerpo.

Sistema nervioso periférico – Es el que transmite las señales a través de los nervios espinales y raquídeos, que están por fuera del sistema nervioso central pero que lo conectan con otros sistemas y estructuras.

Nervios centrales – Se componen por 12 pares de nervios. Nacen según la función con la que cumplen y se encargan de la trasmisión de la información motora al viajar por la vía eferente.

Nervios espinales – Son 31 pares de nervios responsables de la transmisión de señales sensoriales como el dolor o el tacto. Van desde el tronco y las extremidades al servicio central. Median con la información de la postura también.

Cuidados del sistema nervioso

  • Alimentación equilibrada – Entre más sea tratado un alimento, menor es su energía vital y nutrientes. Los alimentos frescos y naturales son los que valen la pena, además de combinar la proteína vegetal y animal.
  • Suplementos para el sistema nervioso – Los que se sugieren son la levadura de cerveza, polen, germen de trigo, magnesio o espirulina.
  • Sueño reparador – Dormir es clave para la recuperación del cuerpo, el buen ánimo y la energía.
  • Ejercicio – Armoniza el sistema nervioso, cuida del estado de ánimo y promueve el descanso nocturno.
  • Contacto con la naturaleza – Es una excelente vía para dar tratamiento al estrés y la ansiedad, al igual que a distintos desórdenes nerviosos, pues equilibra la vida de las personas a diferencia de lo que ocurre en las grandes ciudades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *