El sistema respiratorio es el encargado de suministrar oxígeno al cuerpo y de desechar el dióxido de carbono. Explicamos qué es el sistema respiratorio, sus funciones, partes y características.

Qué es el sistema respiratorio?

El sistema respiratorio o aparato respiratorio corresponde al conjunto de órganos de un ser vivo que tienen por objetivo que se intercambien gases con el medioambiente. Es importante anotar que la estructura y la función varían de acuerdo con la clase de organismo o el hábitat. Ahora bien, en los humanos el sistema respiratorio es el que suministra oxígeno al cuerpo y a su vez desecha el dióxido de carbono que se produce por el proceso de respirar.

Funciones del sistema respiratorio?

La función del sistema respiratorio lo implica con el proceso de respirar. Ahora bien, esto se logra tras obtener gases del medio para que sean transportados a los tejidos del organismo por medio de los alvéolos pulmonares, además de una expulsión posterior del cuerpo de aquellos gases que no son necesarios.

Así mismo, el sistema respiratorio es el responsable de esa respiración que se puede pensar en cuatro fases distintas:

  • Inspiración o inhalación – Con ella se da la entrada de aire y de oxígeno hacia los alvéolos pulmonares.
  • Intercambio de oxigeno – También se da con el dióxido de carbono entre los alvéolos pulmonares y la sangre.
  • Expiración o exhalación – Consiste en que se dé la salida del aire desde los alvéolos pulmonares para ir al exterior, además de eliminar el dióxido de carbono.
  • Cambio de O2 y CO2 – Esto se da entre las células y la sangre.

Órganos y partes del sistema respiratorio

Sistema respiratorio
Gracias a la gente de Caracteristicas(co) por la imagen

Faringe – Es el conducto que va descendiendo por detrás de las fosas nasales y de la nariz, es entonces un cruce auténtico entre las vías respiratorias y las digestivas.

Laringe – Es el conducto que se ubica entre la faringe y la tráquea, el cual a su vez forma parte de las vías aéreas. Constituye por otro lado el órgano de la fonación.

Nariz – Es una vía natural para que pueda acceder el aire desde el exterior al interior del cuerpo. Durante el paso por las fosas nasales, el aire se purifica, caliente y se humidifica para que pueda llegar a los pulmones en unas condiciones que sean las ideales.

Boca – Es una vía secundaria por la cual puede ingresar aire, pero importante, porque también interviene como parte de la emisión de la voz.

Tráquea – Es un conducto cartilaginoso, que mide unos 10 a 15 centímetros de longitud. Se sitúa entre la laringe y el origen de los bronquios.

Pulmones – Son unos órganos básicos del aparato respiratorio, los cuales se ubican en la zona interior de la caja torácica, que están a cargo del intercambio de gases entre el aire y la sangre.

Bronquios – Son unos conductos que resultan de la bifurcación de la tráquea, los cuales se van ramificando en otros que son más finos y que se denominan bronquiolos.

Bronquiolos – Esta es la ramificación última y también la más fina que hace parte de los bornquios.

Alvéolos – Son unos pequeños saquitos que son la terminación de los bronquiolos. Se encuentran recubiertos por vasos sanguíneos pequeños por medio de los que se produce un intercambio gaseoso.

Cuidados del sistema respiratorio

Aspirar y exhalar profundamente siempre es una buena técnica para que funcione muy bien el sistema respiratorio. A su vez, respirar de modo correcto es importante y no todos los hacen. En el momento en que se respira de manera superficial se va a reducir la cantidad de oxígeno y por ende se da cansancio y nerviosismo.

Para sentirse mejor algunas de las reglas son:

  • Respirar fuerte y por la nariz.
  • Sentarse y pararse derecho, para que se aumente la capacidad respiratoria y para proteger la columna vertebral.
  • Hacer ejercicios de repente como aspirar profundamente, retener y exhalar.
  • Ventilar todos los lugares en que se esté para que no hayan humos o gases.

Importancia del sistema respiratorio

El sistema respiratorio es que el posibilita el ingreso, purificación y uso del aire para prolongar la vida de los seres vivos. Además, es el que permite la expulsión del dióxido de carbono que se genera como resultado del anterior procedimiento. En otras palabras, sin su participación es imposible pensar en la vida humana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *